martes, 10 de agosto de 2010

SICAV


¿Qué es?


SICAV significa Sociedad de Inversión de Capital Variable. Es una sigla bastante desconocida, y no creo que esto sea casual. Es una sociedad de inversión colectiva (tiene que tener un número de accionistas no inferior a cien), que se constituye con un capital mínimo de 2,4 millones de euros, que adopta la forma de sociedad anónima y que tiene como fin prioritario el retraso del pago de impuestos. Ha de estar bajo control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (desde 2005; antes lo estaba bajo el del Ministerio de Economía y Hacienda). Además de éstos, tiene que satisfacer otro conjunto de requisitos en lo que hace a coeficientes de control, de inversión, de liquidez y de diversificación.
     
¿Para qué sirve?
Para retrasar el pagar impuestos, como he dicho antes. El rico pone su dinero en una SICAV (en la práctica, en su SICAV). Esta SICAV invierte el dinero del rico y los posibles beneficios obtenidos tributan al 1% mientras el capital permanezca en la SICAV. Cuando este dinero es devuelto al rico es cuando éste paga al tipo general.
    
De manera que tributan al 1% en el impuesto de sociedades, frente a los tipos del 24% o del 28%, propios de las empresas. Además, están exentas del pago de Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y de Actos Jurídicos Documentados a la hora de constituirse, fusionarse, escindirse o incrementar su capital.
    
Trucos o explicación de la SICAV
    
¿Si la ley exige que cada SICAV tenga como mínimo 100 accionistas, por qué digo que el rico invierte su dinero en su SICAV? Aunque hay SICAV compartidas por varios ricos, es legal que el rico acapare casi el 100% del capital de la SICAV y el resto 99 testaferros, meros hombres de paja. En la mayor parte de ellas el accionista principal posee más del 25% de la SICAV.
    
¿Por qué querría el rico retrasar el pago de impuestos? Para mantener e incrementar su patrimonio y para beneficiarse de las plusvalías futuras que generen las plusvalías presentes no sometidas al fisco. Básicamente, para beneficiarse del interés compuesto. Su efecto es cada vez más acusado con el paso del tiempo.
    
¿Quién tiene SICAV en España?
Lógicamente, los ricos. Alicia Koplowitz (empresaria de origen judío cuya SICAV se llama Morinvest), Amancio Ortega (primera fortuna “española” y novena del mundo, fundador de Inditex, que cuenta con la conocidas cadenas de tiendas Zara, Stradivarius y Massimo Dutti, tiene tres SIVAC, Alazan, Keblar y Gramela), José Luis Nuñez (ex presidente del F.C. Barcelona e imputado por eludir impuestos y dueño de la SICAV NN 2003 Inversiones), Isak Andic (segunda fortuna en España, empresario sefardí propietario de Mango, actual vicepresidente del Instituto de Empresa Familiar y con la SICAV Investments Aknam), la familia Del Pino (accionistas mayoritarios de Ferrovial), que tiene varias, entre ellas Allocation y Chart Inversiones, o Pilar de Borbón, hermana del rey, propietaria de la SICAV Labiernag 2000. También Pedro Almodóvar (director de cine cutre y contracultural) tiene una SICAV llamada Oyster Inversiones; para ampliar la información sobre el patrimonio de este personaje puede uno dirigirse aquí. Del estudio de este caso se obtiene la conclusión de que en España puede uno lucrarse bien tradicionalmente, explotando a la clase trabajadora vía plusvalías, bien percibiendo subvenciones procedentes de los impuestos, que básicamente paga la clase trabajadora, como ocurre con Almodóvar. Es lícita la formulación de que el gobierno de turno le paga por su producción ideológica: alfalfa para los burros. Otro ideólogo, Juan Luis Cebrián (consejero delegado de PRISA, editor del diario progresista El País), poseía otra SICAV, Sapri Inversiones, que recientemente ha sido liquidada. Hay muchos, muchos más. Es de sobra conocido que en España, en los últimos decenios, el número de ricos y de pobres ha crecido bastante, en un irresistible proceso de polarización de la estructura de clases.
    
Los siguientes datos, extraídos de aquí, ayudan a contextualizar el problema:
    
- en 2008 las SICAV (tributando al 1%) obtuvieron unas ganancias de 190 millones de euros y aportaron al fisco tan sólo 1,7 millones. Las sociedades (tributando entre el 25% y el 30%) contribuyeron con más de 27.000 millones de euros a los ingresos estatales. El IVA y los impuestos especiales significaron unos 67.000 millones, mientras que las rentas del trabajo 71.000 millones.
    
- de 2004 a 2008, 3369 SICAV pagaron en concepto de impuestos la ridícula cantidad de 56,6 millones de euros, tras haber obtenido más de 8.000 millones de beneficios y acumular un patrimonio superior a los 26.000 millones de euros.
    

Lo curioso es que las SICAV “españolas” son minúsculas en comparación con las que hay en otros países de Europa. Allí existen SICAV que individualmente gestionan 100.000 millones de euros. También tienen, en España, un escaso peso en el conjunto de la renta variable y, además, están en gran parte bajo control de algún banco.
    
¿Subir impuestos a los ricos?
    
En tiempos de crisis (sin olvidar que, bajo la globalización, para muchos connacionales la crisis es continua) es frecuente que el político o sindicalista demagogo de turno hable de subir los impuestos a los ricos. Si alguien cree que esto significa que las SICAV van a tributar a un tipo más alto está bastante equivocado. Cuando el potencial votante de alguno de los partidos hoy parlamentarios se encuentre con la afirmación política o sindical de que van a subir los impuestos a los ricos, que vaya pensando en que realmente se los van a subir a él, para que los ricos, es decir, la hiperclase, siga holgazaneando y sin pagar impuestos. Un dato significativo es que las SICAV se crean en 1985, siendo ministro de economía Boyer y presidente del gobierno González, con mayoría absoluta del PSOE, partido especialista hoy en hablar de subir impuestos a los ricos mientras te los suben a ti. El PP, en 8 años de gobierno, se cuidó mucho de tocar a las SICAV.  
     
El problema también es estructural. El argumento de los sucesivos gobiernos para crear o mantener las SICAV es evitar la fuga de capitales. Existe una experiencia que pone a prueba este argumento. En el País Vasco, que dispone de un régimen fiscal distinto al común (algo muy negativo para el resto de la nación, por otra parte, que subsidia masivamente a esta comunidad) se hizo el experimento, desde 2009, de elevar la imposición a las SICAV del 1% al 28% (tipo propio de las sociedades mercantiles). La consecuencia ha sido la fuga de SICAV de este territorio. Este argumento es algo más que una excusa.
    
Pero tampoco es mucho más que una excusa. Lo que demuestra el caso citado es que para meter en cintura a los ricos hace falta mucho más que una subida en la tributación de las SICAV. Algo que la autoridad delegada que supone el político oficialista, mero gestor del poder real, que reside en la hiperclase, no está en condiciones de hacer.

5 comentarios:

  1. Excelente artículo. En la blogosfera nacionalista hacen falta más artículos sobre monetarismo, economía y finanzas.

    Debe haber un error cuando dice "El IVA y los impuestos especiales significaron unos 67.000 euros". Será 67.000 millones de euros.

    ResponderEliminar
  2. Hay otras parecidas llamadas SIMCAV (la M significa Mobiliaria), que también tributan al 1 %.

    ResponderEliminar
  3. Realmente las SICAV vinieron a sustituir a las SIMCAV, no siendo exactamente lo mismo.

    La principal diferencia entre una y otra es que la SIMCAV es propiamente una compañía que cotiza en bolsa, por lo que sus clientes compran acciones y no participaciones emitidas por ella misma, como sí ocurre en las SICAV, que debe ser entendida como una sociedad que emite títulos y que gestiona una cartera de acciones.

    Desde el 1 de febrero de 2004 no existen las SIMCAV y sí las SICAV. En la parte inferior de la siguiente noticia

    http://www.cincodias.com/articulo/mercados/Ley-Fondos-facilitara-gestion-grandes-fortunas/20031121cdscdimer_1/cdsmer/

    aparece información adicional acerca de las SIMCAV.

    Pero a fin de cuentas, ambas, SIMCAV y SICAV, sirven para lo mismo: para que el rico retrase el pago de impuestos, para que mientras se beneficie del interés compuesto y para que termine pagando bastante menos que el resto de la gente.

    ResponderEliminar
  4. te "olvidas" comentar que los beneficios de las SICAV proceden de participaciones en empresas que ya pagan su 30% de impuestos por los beneficios...

    ResponderEliminar
  5. Estos dos artículos dan bastante información sobre lo beneficiosas que son las SICAV para quienes participan de ellas

    http://www.invertia.com/noticias/articulo-final.asp?idNoticia=2344302

    http://www.mientrastanto.org/boletin-107/notas/que-son-y-como-tributan-las-sicav

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.