martes, 27 de marzo de 2012

Racismo contra los blancos en la propia Europa

    
¿Cómo es posible que en Europa, dónde los blancos aún somos mayoría, predomine el racismo contra los blancos sobre otros racismos? Pues a causa tanto del acusado sentimiento racista contra los blancos entre determinados inmigrantes, como de la complicidad de la casta política gobernante, y de la pasividad general de los que sufrimos este racismo creciente y que está en todas partes, los blancos. 
    
El racismo anti-blanco es institucional, pero también simbólico, discursivo, factual, directo, indirecto, cotidiano, macro y microsociológico. En unos estados que se dicen democráticos y que pretenden pasar por tales, este racismo no puede ser explícito cuando es institucional, llegando así la hora triunfal de la neolengua, que invade el discurso público y hasta privado. A este respecto, aún no ha sido suficientemente estudiado el concepto de “discriminación positiva”, que es aquí la forma general y discursiva de encubrir el racismo institucional (que toma la forma de racismo económico, laboral, educativo, social, mediático, judicial) contra la población europea o eurodescendiente. Antes que la discriminación positiva, el propio desorden inmigratorio propiciado por los políticos que gestionan el gobierno, en beneficio de la hiperclase (propietarios y gerentes de multinacionales, financieros internacionales, traficantes de la Bolsa), de las naciones de Europa, supone una forma de racismo, por cuanto la inmigración masiva altera directamente la composición étnica de estas diferentes naciones europeas, es decir, su identidad, algo que no puede ni reivindicarse sin ser acusado de racista. Parece como si a los europeos, a diferencia del resto de grupos raciales, no nos fuera lícito poseer identidad étnica.
    
    
Los blancos, la población autóctona de Europa, aún no se ha organizado en masa, ni política ni social ni culturalmente, para su autodefensa. Sí se han organizado, en cambio, algunos inmigrantes, para seguir presionando a favor de más y más privilegios; muchos de estos cuentan con la complicidad de blancos traidores raciales (caso de los oenegetas inmigracionistas y los que les apoyan, los marxistas o los neoliberales). En muchas ocasiones determinados inmigrantes han logrado situarse por encima de la ley.
    
Encuentra a los blancos traidores
Cuando el racismo anti-blanco no es institucional y, en vez de por el estado, es ejercido por ciertos inmigrantes racistas, cuando escapa al control directo de las autoridades políticas, obligadas a mantener la ficción del respeto a todas las razas, este racismo antieuropeo muestra más claramente su auténtica cara, la de la crueldad y el desprecio, y se hace evidente incluso para algunos nativos sometidos a la propaganda inmigracionista permanente: agresiones gratuitas que algunos miembros de las poblaciones no europeas instaladas en los estados europeos cometen contra los europeos por el color de su piel (blanca), violaciones racistas contra nativas europeas por parte de determinados inmigrantes no europeos (que sistemática, y significativamente, son ignoradas por asociaciones feministas, las mismas que se autoproclaman, a bombo y platillo, defensoras de los “derechos de la mujer”), constantes insultos racistas (“blanquito”, “rubito”) en todo momento y lugar, abusos de todo tipo en la utilización de servicios públicos y privados (no respetar el turno por parte de ciertos inmigrantes que se cuelan en las filas formadas, zarandeos y empujones contra los blancos en el transporte público, control de institutos por parte de grupos de inmigrantes que imponen el terror sobre la mayoría, o minoría, de alumnos blancos, sobre el personal docente, y que revientan las clases, intimidación a funcionarios blancos para obtener trato preferente en distintas oficinas públicas, etc.), cobro, por parte de algunos inmigrantes, a niños españoles por utilizar canchas deportivas públicas. Sobra decir que en el discurso dominante, controlado por la élite, este racismo anti-blanco es, en primer lugar, ignorado; cuando esto es imposible es negado, relativizado, trivializado, ridiculizado e, incluso, en un acto de la más pura endofobia, a veces justificado (sobre todo si se utiliza, por parte de la élite, algún ideologema marxista).
    
¿Por ser blanca me insultas?
Es flagrantemente racista negar las formas de racismo en las que el agente racista no es blanco. En el discurso dominante (tanto político como mediático, académico, social, cultural, etc.) parece como si las creencias, actitudes y actos racistas fueran patrimonio exclusivo de los europeos, cuando sabemos que el racismo puede aparecer, y de hecho aparece, en cualquier pueblo, y que puede ser dirigido contra cualquier pueblo. El racismo no es monopolio europeo. 
    
Si los hechos se desarrollaran al contrario, tendríamos a todos los grupos de presión (autodenominados ONGs) inmigracionistas denunciando el racismo y la xenofobia de los españoles, y a los medios de comunicación oficiales dándoles cancha y espacio propagandístico a mansalva. Por cierto, también es racismo institucional subvencionar, además generosamente, a grupos de presión inmigracionistas y endófobos que, bajo la argucia de presentarse como defensores de los derechos humanos, se dedican a insultar impunemente a los españoles y a calificarlos de racistas. En cambio, nadie habla del racismo más frecuente, del racismo anti-blanco. De hecho nadie, excepto algún medio de comunicación disidente, habla de nada de lo aquí descrito. Pero nosotros sí.
   
Publicado también en Alerta Digital.

16 comentarios:

  1. No hay que cansarse de poner en evidencia estas realidades.


    Los medios de comunicación son propiedad de la hiperclase y sus perros, los polítos, que a su vez los nutren con subvenciones en muchas ocasiones, "los colectivos sociales" idem, tambien subvencionados.



    En Grecia parece que despiertan...

    A ver que tal les va a Le Pen y a Strache... Alemania, España e Inglaterra las doy por perdidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hombre, aqui es donde podemos respirar todavia, Francia es un Caos.

      Eliminar
  2. ... y sus perros, los políticos...

    ResponderEliminar
  3. El racismo anti-blanco es en efecto política de Estado. Es evidente que estamos gobernados por traidores.

    Su apuesta es convertir a los blancos en minoría en Europa antes de que se produzca una reacción y que cuando llegue sea demasiado tarde.

    También pretenden homologar a todas las poblaciones inmigrantes al estilo de vida degenerado que han construido en Europa, pero lo bastante crudo y creo que se van a llevar grandes decepciones, al menos con los musulmanes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, traidores... ten en cuenta que ellos desde su punto de vista la razas humanas no existen, pueden ser traidores a su patria por tener una ideología política que favorezcan el inmigracionismo o el separatismo frente a un nacionalista, por ejemplo, pero por su forma de pensar ellos mismos no se ven como traidores a su raza, y no comprenden ni comparten tampoco el concepto de racismo anti-blanco. Al menos eso es lo que aparentan.

      Eliminar
  4. Oso Solitario

    También pretenden homologar a todas las poblaciones inmigrantes al estilo de vida degenerado que han construido en Europa, pero lo bastante crudo y creo que se van a llevar grandes decepciones, al menos con los musulmanes.

    Efectivamente, estoy de acuerdo con esa impresión tuya. Para la hiperclase mundialista que quiere acabar con naciones y estados, el multiculturalismo es un estadio hacia el objetivo final que no es sino el mestizaje total y el fin de toda diversidad humana, tanto biológica como cultural.

    Los musulmanes, como tantos grupos inmigrantes, están siendo instrumentalizados en pos de este objetivo. Pero han resultado ser un colectivo difícil de gobernar, dada su idiosincrasia y la legítima pretensión que tienen de no renunciar a su identidad en beneficio del cosmopolitismo (justo el error cometido por nosotros).

    Circulan versiones inmigracionistas revisadas, contrarias a la inmigración musulmana pero favorable al resto de inmigración, según las cuales es positiva la inmigración "que se integre". No hay postura más sospechosa que ésta y el mismo hecho de discriminar entre inmigrantes es la prueba más clara de un deseo de mesticismo extremo (quitar a los irreductibles para que la mezcla pueda ser realizada).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que dos culturas se integren han de partir de principios culturales que tengan puntos en común y que el recién llegado esté dispuesto a aceptar los de la sociedad que les acoge, algo que los musulmanes no están dispuesto a hacer salvo pocas excepciones que no practican su religión. no comparten con el resto porque su fondo socio-político es dominar sobre la tierra superando al resto en número, por eso su obsesión por tener tantos hijos y que emigren con sus mujeres a las que siguen sometiendo a su régimen machista.
      En cualquier caso el problema al que nos enfrentamos a nivel mundial es el elevado número de nacimientos, en hispanoamérica, Asia o ¨África, en algunos continentes que hacen que el equilibrio de la natalidad en Europa se haya resentido desfavorablemente al entrar tan elevado número de población no autóctona.
      Durante siglos los europeoos no han tenido mestizaje interno ni entre nosotros mismos, aunque tenemos un origen genético común, hacer entrar en las últimas décadas a tanto emigrante era una forma metódica de desestabilizar por la demografía, a más inmigrantes como ¨Grecia, más desequilibrio,
      Yo cuestionaría directamente a la ideología que ha fomentado a sabiendas el multiculturalismo para buscar la raíz del problema, no los odios entre grupos, porque precisamente su lema es "fomentar conflictos entre clases sociales, religiones o etnias y si los hay crearlos" los inmigrantes entran con un propósito: provocar lentamente un conflicto en Europa. Hacer el trabajo sucio que Israel no puede desde Oriente Medio, por eso se han convertido en sus aliados ayudándolos a entrar por medio de políticos "progresistas".
      Itaca

      Eliminar
  5. Hola a todos.
    Encontré este blog por casualidad, pero ha sido una casualidad afortunada.
    Me permito el atrevimiento de compartir con vosotros algo que acabo de leer:

    http://spanish.ruvr.ru/2012_04_03/paganismo-islam-cristianos-iglesia-musulmanes/

    Sacad vuestras propias conclusiones. Las mías son bastante inquietantes.

    ResponderEliminar
  6. Es evidente que en lo religioso se va hacia una bipolaridad, por un lado la población europea ateizada(de paganismo nada), globalizada , degenerada y materialista y por otro lado una minoría musulmana que acabará por preponderar a los primeros.

    A mí me ha llamado la atención más esta noticia:

    http://spanish.ruvr.ru/radio_broadcast/5445665/70446420.html

    ResponderEliminar
  7. Magnífico artículo, al que cabe añadir este instructivo vídeo contra el racismo de obligado visionado:

    Como tomaron los blancos América

    ;)

    ResponderEliminar
  8. Joana

    me parece un artículo penoso ese que nos traes, que trata de confundir desde el título. Ya te lo ha dicho A.J.

    ¿Cómo que neo-paganismo en Europa? ¿Qué neo-paganismo hay en la Europa de hoy? Los neo-paganos que yo conozco luchan denodadamente contra la colonización de nuestra tierra y por nuestra identidad (española, europea).

    El anti-clericalismo es clericalismo invertido. El ateísmo en su forma habitual hoy es cristianismo invertido. Sois los cristianos, desacralizando el mundo con vuestro dualismo ontológico, los que habéis hecho de Europa un continente ateo. Ahora no es quejéis. Es vuestro triunfo, vuestro triunfo semita.

    ResponderEliminar
  9. Conozco a Joana de otros blogs y me consta que es una auténtica identitaria aunque sea cristiana(ortodoxa me imagino ya que es rusa), para que nos entendamos, es una cristiana al estilo Iskander, es decir, no es ninguna ñoña pepera sino más bien una tradicionalista.

    ResponderEliminar
  10. Hoy por hoy, no hay mayor marginación social que la sentirse identitario.El problema radica en que somos una reducidísima minoria, nuestro "peso social" es realmente mínimo, apenas existimos en el ámbito político, cultural, social...

    Nuestro país, pese a ser tal vez el más castigado por la inmigración en los últimos años, no se sensibiliza frente a éste problema, y lejos de tomar conciencia del perjuicio que causa al ciudadano autóctono, toma partido sistemáticamente por posiciones integracionistas.

    Algunos piensan que la esperanza está en las zonas rurales -más tradicionales históricamente-, pero, éstas, estan siendo pobladas masivamente por inmigrantes, sobre todo los pueblos de la costa (enorme porcentaje), y los próximos a las ciudades grandes.

    No creo que en la mentalidad identitaria influya el estatus socio-económico, lo considero más bien una cuestión de sensibilidad, de consciencia, de madurez personal.

    Me niego a dejarme arrastrar por el pesimismo, y abogo por continuar con la firmeza de nuestras nobles ideas, pero si en nuestro país se llega a producir un cambio positivo, creo que llegará allede nuestras fronteras.

    Saludos LEG

    ResponderEliminar
  11. LEG, identitarios como tal ,es obvio que somos una minoría, pero compatriotas nuestros que rechazan la inmigración masiva y sus consecuencias hay cada vez más, otra cosa es que tengan miedo de salirse del redil y manifestarlo de manera abierta o en las urnas(gregarismo y miedo a no estar en consonancia con el rebaño y el discurso oficial, hipocresia cobardona).

    La gente cada vez se da más cuenta que este sistema es una mentira, un teatrillo ,y en esas mentira tambien entran las supuestas"bondades" de la inmigración.

    ResponderEliminar
  12. He pegado tu artículo aquí, que conste que le había añadido el título y el enlace al blog, pero por lo que se vé el administrador ha prescindido de ese renglón.

    ResponderEliminar
  13. Este articulo confirma que el racismo es muy diverso, esto en todos los paises con diferentes costumbres, religiones e idiologias.

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.