martes, 18 de septiembre de 2012

Inmigracionismo


El escenario discursivo sociopolítico actual de Europa está dominado por discursos que parten o de la ideología del marxismo (tanto económico como, sobre todo, cultural), o de la del liberalismo (hoy conocida como neoliberalismo), ideologías y discursos que se polarizan y crean una suerte de duopolio ideológico y discursivo. Existen otros discursos, pero la mayoría son marginales y/o satélites de alguno de los dos anteriores. El discurso sociopolítico está controlado, por tanto, por ideologías firmemente partidarias del acontecimiento fundamental de la globalización y, no menos firmemente, detractoras de toda realidad orgánica, tales como la familia o la nación. Es bastante coherente con esto el hecho, sobradamente comprobado, de que estos discursos e ideologías, con independencia de su origen, sean hoy promocionados por la hiperclase mundialista o superburguesía (grandes financieros, propietarios y gestores de multinacionales, traficantes de la Bolsa), hostiles, por definición, a las realidades orgánicas mencionadas pero también al estado-nación, percibidos todos ellos, acertadamente, como obstáculos en su optimización de beneficios y en la toma del poder social y político mundial por parte de esta clase que, mediante la globalización, ya casi lo ha tomado en lo económico. 

Una forma fundamental de combatir ese monopolio discursivo de facto es trabajar el aspecto léxico del discurso. Esto consiste en crear y utilizar nuevas palabras y expresiones, en función de nuestras necesidades, con las que haremos referencia a las nuevas realidades que nos interesa analizar, discutir, conservar, promocionar o, más frecuentemente, combatir. Es importante destacar que si a esas realidades no les ponemos nombre, y si no popularizamos estos nombres, en el discurso público y privado, sin complejos, será como si discursivamente esas realidades no existieran y así no podremos promocionarlas o combatirlas en el discurso, que es casi tanto como decir en la política. Una de estas realidades es el inmigracionismo. 
____


INMIGRACIONISMO: ideología y práctica política que propugna la inmigración de contingentes significativos de población (inmigración masiva) desde África, Centro y Suramérica y Asia hacia Europa y las naciones no europeas pobladas (aún) mayoritariamente por personas de origen europeo.

La causa inmediata de la inmigración masiva está en la globalización 

El origen inmediato de la inmigración masiva actual está en la globalización, siendo este desplazamiento poblacional masivo uno de los ejes de este proceso, por su parte, fruto del devenir del sistema capitalista. De modo que el origen último de la inmigración masiva actual está en el capitalismo. La globalización es económica (y de ahí las exigencias por parte de la superburguesía de libertad de circulación de capital  y mercancías y apertura de los mercados, hasta lograr el mercado mundial), pero también demográfica (que provoca, por parte de los mismos superburgueses, pero también de sus tontos útiles, los marxistas, la consabida exigencia de libertad de circulación de personas, tanto de trabajadores, que incrementen masivamente la mano de obra disponible y revienten los convenios colectivos en aquellas naciones desarrolladas donde existen, como de no-trabajadores, como medio de expandir el mercado), político-social (manifestada en la merma de las sociedades nacionales homogéneas y del propio estado-nación y en la constitución de una serie de organismos supranacionales de cuño mundialista con creciente poder de coacción sobre los estados) y cultural (promoción del cosmopolitismo y pérdida de autoctonía nacional europea; y en este contexto se entiende el impulso dado a la africanización del gusto musical europeo). Con respecto al origen de la globalización, tal y como se ha dicho, y tal y como señala Alain de Benoist, “lejos de representar una desviación aberrante del sistema capitalista o de poder interpretarse como una novedad radical vista como el resultado de una conspiración, la mundialización se inscribe, en efecto, en la lógica de una dinámica secular propia de la naturaleza misma del capitalismo” (en el artículo “Frente a la mundialización”, publicado en Más allá de la derecha y de la izquierda. Alain de Benoist. Áltera, Barcelona, 2010, pág. 115).

La causa última de la inmigración masiva es el capitalismo 

El inmigracionismo es el correlato ideológico de la política migratoria del capitalismo, por definición mundialista. El origen del inmigracionismo, por tanto, está en las particulares necesidades del capitalismo globalizador, en la actualización a un marco mundial de la siempre presente codicia empresarial y de sus condiciones de optimización. Es una ideología que sólo tiene en cuenta las apetencias de los dueños del dinero y no las necesidades de las personas; así no tiene en cuenta en absoluto el derecho de la población autóctona de las distintas patrias europeas a no recibir inmigración masiva y conservar su identidad; ni la conveniencia para la población que inmigra de no hacerlo y quedarse en su tierra viviendo dignamente. Quién defiende la inmigración, defiende los intereses del capital. 

Para su propagación cuenta con la complicidad y el apoyo de la corriente ideológica del marxismo cultural, cuyos ideólogos, a una vez abrumados por la culpa y corroídos por el resentimiento contra unas naciones europeas que no quisieron/supieron hacer su revolución (la de los marxistas), revolución que, al igual que el liberalismo, pretendía la homogeneización del mundo por la economía, se han propuesto destruir estas naciones mediante la inmigración masiva, el asimilacionismo, el multiculturalismo, el interculturalismo y el mesticismo. Podemos aventurar que los agentes propagandísticos del capital mundialista ya se encontraron el terreno trillado ideológicamente por los marxistas (responsables de la extensión en la población de la xenofilia, la xenomanía, la afromanía, la endofobia y el etnomasoquismo). Nada hay contradictorio en todo esto: al fin y al cabo, es el capital el que está realizado el ideal mundialista del marxismo. El inmigracionismo dispone para su propagación, por tanto, con el campo ideológico común compartido por las ideologías políticas surgidas de la Modernidad (liberalismo, marxismo, socialdemocratismo, etc.) y en el que despuntan el igualitarismo, el negacionismo racial o la ideología de los derechos humanos.

La introducción masiva de inmigrantes tiene el efecto de disolver los lazos de identidad raciales y culturales (es decir, étnicos) pre-existentes en la nación receptora, constituyendo, por tanto, la inmigración un agente activo en la implosión social actual que, no obstante, es consecuencia de un proceso mucho mayor, la Modernidad. La implosión social hoy es intensificada por las citadas exigencias del capital mundialista y por su correlato ideológico en la exacerbación de las formas y los valores capitalistas y neoliberales en la sociedad (homogenización de los patrones de producción y consumo, mercado mundial, hegemonía social de la lógica del beneficio), con la consiguiente tendencia a reducir toda relación social entre personas a una cuestión mercantil, a la vez que las personas experimentan un proceso objetivo y subjetivo de individuación que les sustrae de cualquier vínculo social y de la pertenencia a cualquier comunidad intermedia entre el individuo y la humanidad. Está bien documentado que la diversidad étnica en una misma sociedad no hace sino debilitar toda costumbre y norma no escrita de confianza, solidaridad y responsabilidad social entre sus elementos. Quede bien claro que la inmigración masiva no es la única causa de implosión social, y que ésta tiene su propia fenomenología. Y que un modelo liberal de sociedad sólo puede tener como referente de derechos y deberes al ser humano abstracto, desligado de todo marco comunitario, un ser humano “kantiano”, frente al modelo de hombre “herderiano”, inserto en toda una red de pertenencias constitutivas, es decir, orgánicas y comunitarias. Por lo demás, no hay exageración en la denuncia de los peligros de la deriva mercantilista. La aceptación creciente de valores neoliberales en la población europea es una de las causas del invierno demográfico europeo: el capitalismo rechaza todo aquello que no es rentable, y tener hijos no lo es.

El inmigracionismo es colonialismo 

La introducción masiva de inmigrantes en un estado supone un ataque directo a la identidad de la etnia nativa de ese estado, y un ataque a su derecho a la autodeterminación. La identidad étnica es un hecho legítimo que sólo es garantizado para una etnia por la territorialidad, es decir, por el dominio de una unidad política determinada habitada en exclusiva por esa etnia concreta. Lo mismo que el colonialismo decimonónico atacó la independencia y el derecho a disponer de sí mismos de los pueblos colonizados, el inmigracionismo de hoy y la defensa del multiculturalismo, del interculturalismo y del mestizaje agreden la identidad y el derecho a disponer de sí mismos de los pueblos que reciben semejantes flujos inmigratorios. El inmigracionismo es colonialismo.

Hay que entender muy bien que un etnia, siguiendo la tradición grecolatina que se sustancia alrededor del concepto de έθνος, ethnos (que incluye tanto un componente biológico como un componente cultural) es un grupo que comparte un base biológica común, a la vez que una cultura común, y un común sentimiento de identidad y pertenencia (si bien, dada la autonomía conceptual del propio concepto etnia, no puede ser legítimamente reducida a ninguno de estos factores, por lo que la fenomenología de una etnia no es unívoca); que una nación es una etnia que toma conciencia política de sí misma; y que un estado es la forma en que la conciencia política particular de esa etnia se manifiesta. El inmigracionismo niega, por tanto, la posibilidad política a una etnia determinada, dotada de estado, y constituida, por tanto, en nación, y que recibe contingentes poblacionales masivos de una etnia distinta. Lo niega porque altera la composición demográfica del estado que es la base formal a partir de la cual la etnia constituida en nación ejecuta su voluntad política en un determinado territorio. El inmigracionismo, efectivamente, es colonialismo. 

El inmigracionismo supone, por tanto, un elemento imprescindible con el que las élites mundialistas ejecutan su proyecto universalista, que puede entenderse, ante todo, como un fenomenal empecinamiento por una especie de reductio ad unum global. 

Izquierda y derecha son inmigracionistas: Izquierda = Derecha o Comunismo = Capitalismo

A un nivel estrictamente político, tanto izquierda como derecha defienden sin ambages esta ideología. Los partidos de izquierda necesitan un sustituto electoral a la clase obrera, cuyo apoyo ha perdido. Y los inmigrantes son potencialmente susceptibles de ocupar este puesto, al menos por un tiempo, hasta que no se organicen políticamente. Y tanto los partidos de izquierda como los de derecha sirven al capital mundialista y a su estrategia de hacer abundantísima la mano de obra como medio de incrementar los beneficios. Los reclamos de ambas familias políticas al electorado inmigrante son, en consecuencia, permanentes. Un fenómeno que caracteriza a ambos grupos es que sistemáticamente hurtan la mitad del debate sociopolítico. Derecha e izquierda toman como realidad dada el estado multirracial consecuente con la globalización y tal circunstancia, al igual que la propia globalización, queda fuera del debate político que ellos desean y promueven. Lo mismo hacen el resto de lacayos del capital mundialista, en una suerte de consenso pro-multirracialista y pro-globalización: prensa y medios de comunicación sistémicos en general (mucho periodistas comparten, con mayor o menor entusiasmo, la ideología inmigracionista), intelectuales orgánicos de la globalización (hoy tanto marxistas como liberales), gente a sueldo, pero también voluntariado, de ONGs inmigracionistas, etc. Todo esto implica fijar un marco (grato al capital globalizador) que, en sus deseos y actuar, permanece absolutamente al margen del escrutinio popular.

26 comentarios:

  1. Si, eres muy demócrata y también has dicho que te sientes española, por eso te has hecho un "photoshop" y ahora nos sales con la bandera de un país -Marruecos- con una monarquía nada democrática.

    No te preocupes trollete, que todo llega poco a poco , que como dijo Lincoln :
    "Se puede engañar a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo"

    La invasión hace 50 años hubiera sido por las armas o no hubiera sido debido a la idiosincrasia del pueblo ,ahora el pueblo está demasiado adoctrinado, pero el AMANECER y su despertar se van abriendo paso irrefrenablemente a pesar de que toda la maquinaria mediatico-capitalista-política funciona a toda marcha.









    ResponderEliminar
  2. El asqueroso Partido Polpular hasta hace no muchos años planteaba ciertas medidas"de control" de la inmigración mientras sus corruptos regionales la promovían y subvencionaban, pues bien, esas tibias medidas desaparecieron de la noche a la mañana.

    Le he escuchado a mucha gente de todo tipo decir que el partido que promoviera medidas serias y reales de control a la inmigración arrasaría, que sería muy votado(en el cerebro de la masa solo esta insertada la opción de votar al PP o al PSOE), pues bien, a pesar de esto, el PP renunció a la stibias medidas¿por qué? sencillo, hubo"llamadas" y les leyeron la cartilla , eso no podía ser, a un poder superior no le interesa.


    Por otro lado, la UE ha recomendado a España a parte de más ajustes para los de siempre, que se "abra" más a la inmigración,"al loro" con la perla: esto se lo dicen al país del mundo que más inmigración ha recibido en la historia y en menos tiempo, al país con más inmigración en proporción a su población total del mundo junto a EE UU.


    ¿Para qué quiere un país con un paro bastante superior al de Senegal , Camerún o Marruecos y con 6 millones de parados- muchos de ellos inmigrantes- más inmigración?

    ¿Qué pueden aportar varios millones de"braceros" sin a penas formación y que aunque la tuvieran no hay ni va a haber trabajo?

    ¿Son retrasado mentales en el ente mundialista-finaciero llamado UE?

    La respuesta es obvia, esto interesa.

    Algunos datos al respecto:

    El porcentaje total de inmigrantes en España ,contando nacionalizados recientes, pasa del 20% de la población ampliamente.

    En España habrá , como mínimo , 8 millones de inmigrantes, de ellos solo cotizan 1,7 millones, jamás han cotizado más de 2 millones, pero a pesar de eso tienen todas sus necesidades cubiertas.
    Gran parte de los inmigrantes que hay en España no han trabajado nunca en nada"en blanco", algunos ni siquiera han trabajado, simplemente viven de los colaboracionistas que les subsidian y alimentan(como Cáritas)

    ResponderEliminar
  3. Puede existir, A.J., dentro de este proceso de demolición de identidades nacionales europeas, un especial odio en contra de la identidad española. Odio que se relacionaría con fenómenos como la Leyenda negra y similares.

    Un factor que habla en favor de esta tesis está en lo que conocemos hoy acerca de quíenes son realmente los que conforman la hiperclase mundialista o superburguesía. La Unión Europea es un entramado criminal al servicio de esta gentuza oligárquica.

    Aunque lo económico es sólo un elemento más, y no el más importante, la más elemental lógica económica nos dice que en un estado con 5 ó 6 millones de desempleados lo que menos se necesita es más inmigración. Que sigan insitiendo en ella a pesar del estado económico de excepción que vivimos, sólo demuestra algo que ya hemos dicho aquí muchas veces: que el inmigracionismo no sólo responde a motivos económicos a corto plazo (que también), y que es un eficaz instrumento a la hora de someter a los pueblos.

    ResponderEliminar
  4. La forma de democracia más sana y que más se apróxima al orden natural es la llamada democracia orgánica.

    La democracia "liberal" capitalista que está constituida como monomodelo en casi todo occidente, es una modalidad de dictadura, pero como bien ha dicho León, ya no utilizan medidas represivas directas basadas en la violencia, sino que les sale mucho más a cuenta el adoctrinamiento y bastardización social, el hacer creer al hombre-masa que poniendo un voto en una urna su opinión ya cuenta cuando la realidad es que no cuenta nada, entrega su voto a unos traidores a los que el votante no puede depararles ningún beneficio, justo lo contrario de loq ue si puede depararle el servir a la oligarquía económico-financiera nacional e internacional.


    Hay gente que cree que con un sistema de listas abiertas toda esta estafa acabaría... falso, seguirían actuando de la misma manera y la ingenieria social seguría perfectamente su agenda.


    Este sistema no creo que sobreviva más de 30 o 40 años más, su falsedad intrínseca y su perversidad son demasiado evidentes.

    ResponderEliminar
  5. Creo que para comprender la inmigración hay que analizarla sin prejuicios y deshaciéndonos de nuestro día a día. Quiero decir, partir de la base de que los inmigrantes son víctimas del sistema actual porque son su CONSECUENCIA: causa (sistema) y efecto (inmigración).

    Aunque no me gusta generalizar (para mí no es lo mismo un amigo mío de Argentina de ascendencia italiana que un amerindio autóctono de allí), la inmigración a la vez también es CAUSA de unas terribles consecuencias, y éstas no están solo relacionadas con la criminalidad en general (bandas urbanas, choques culturales, conflictos sociales, delincuencia común, mafias, tráfico de drogas...), sino también otras que están relacionadas con el sistema capitalista: actuando como mano de obra barata, repercute negativamente en la nación (empobreciendo al país, perjudicando los comercios nacionales, repercutiendo en los salarios de los trabajadores autóctonos, etc.) pero también contra ellos mismos: en algunos casos la sobrada experiencia del inmigrante no sirve para nada salvo para malvivir en pésimas condiciones, que además agravan la desigualdad entre unos y otros (uno paga menos salario y otro cobra menos; la diferencia está en que uno PAGA y otro COBRA).

    No es xenofobia ni racismo. Esto no es cuestión de "estos no porque no me gustan" sino que la inmigración repercute realmente en nuestro día a día.
    Si por mi fuera daría cobertura sanitaria a todo el mundo, pero es que no se puede, simplemente.

    ResponderEliminar
  6. Pues mi padre las pocas veces que acudió al sindicato salió ganando, siempre como aprendiz. Sin embargo con CCOO la mayoría de veces poco consiguió. Un sindicato vividor que se preocupaba más de cantar Els Segadors puño en alto que de defender al trabajador.

    Estaría bien que concretaras qué modelo de democracia pides tú, aunque como he dicho, imagino que será la actual (es decir, liberal). Si quieres, claro.

    ResponderEliminar
  7. No creo que haya mucha gente que defienda a Corea del Norte entre los "indignados". Precisamente, los movimientos comunistas radicales de esa índole, consideran al 15-M como "burgueses apolíticos pro-sistema". Como puedes ver, los extremos se tocan una vez más.

    De cualquier modo, yo pienso que lo que abundó en el 15-M, fueron españoles sin más. Desde gente de izquierdas, hasta centristas e incluso algún que otro "fascista" (Ynestrillas lo apoyó y se pasó por la Puerta del Sol en más de una ocasión. También en Madrid, tuvieron mucha presencia los de Falange Auténtica, que para los fascistas son rojos y para los rojos son fascistas. Y también conocí a varios particulares, de movimientos de ultraderecha, que apoyaron al 15-M).

    ¿Que lo monopolizó la izquierda? En muchas ciudades así fue, pero es que tal vez sea la izquierda la que más discurso social tiene. Si las formaciones de otras índoles, dejaran de lado ciertas pajas mentales y se centraran más en las luchas sociales, tal vez hasta no resultaría raro ver rojigualdas en manifestaciones de "indignados".


    Que este sistema necesita un cambio, es algo bastante evidente. Ahora toca ser realistas y pensar en cambios viables. No es mi intención ofender a nadie, pero creo que las mega-revoluciones radicales son más para las fantasías de flipaos varios, que para gente adulta y centrada. Si no queremos esta democracia corrupta, despreciativa con el pueblo, obsoleta y donde roba hasta el apuntador, deberíamos empezar por movilizar a la gente con mensajes que lleguen a todo el que esté cansado de esta mierda, sin excluir a nadie y pidiendo cambios concretos. Los sectarismos, individualismos y protagonismos, son los mayores aliados de los que gobiernan. Patético me pareció el ver a radicales comunistas (eran cuatro niñatos, pero muy ruidosos) agrediendo a gente de Falange Auténtica en la manifestación de apoyo a los mineros, en Madrid, hace un par de meses. Esas actitudes son las que no ayudan.


    ¿El 15-M es reformista? Puede ser, pero es que los rupturistas con el sistema, no dejan de ser cuatro movimientos marginales, con nulo apoyo social, peleados entre ellos y defensores de sistemas que tampoco es que hayan funcionado mucho que digamos.

    ResponderEliminar
  8. Yo estuve en tres concentraciones, dos en mi localidad y una en Plaza Catalunya. Los acampados eran mayormente de estética "okupa", vagos ni-ni y porretas. Aunque mucha gente que acudió era normal y corriente y no lo hizo exclusivamente para apoyar a esa gente ni a ningún movimiento en concreto, sino para protestar por la situación, cosa muy razonable.

    Personalmente no me identifico con los sectores de la mal llamada "ultraderecha", sean éstos nacionalistas o identitarios, franco-falangistas o neofascistas. La mayoría de lo que he conocido me ha decepcionado en mayúsculas. No tengo preferencia por ningún partido político, aunque sí encuentro interesante alguna que otra cosa.

    No comparto el discurso que se ciñe únicamente a la inmigración. Sé que es un asunto espinoso y prioritario, pero creo que hacerla "causa única" es absurdo y no soluciona nada. Los partidos a menudo buscan "mano de obra" para su publicidad (militancia). Y ojo, no estoy arremetiendo contra nadie, sólo opino de lo que he visto.

    Wafah, te dije una vez "algo" de lo que pensaba. Tampoco tengo obligación de decirte nada (como ves, te insté a decir tu modelo de democracia "si querías").
    Para calificarme de "fascista" tienes que probar que estoy a favor del régimen de Mussolini. Pero insisto, ¿son la tribu de los Pokot un ejemplo de fascismo?

    Yo estoy a favor de la soberanía de mi pueblo. A favor de que el trabajo no sea la basura que es ahora. A favor de que toda persona trabajadora pueda asegurarse un techo y la posibilidad de formar una familia sin más requisito que el de trabajar. A favor de que la sanidad y la educación estén al alcance de todos los ciudadanos de este estado. Pero eso necesita una serie de cosas, porque obras son amores y no buenas razones. Y este sistema no me garantiza nada, ni siquiera la opción de sobrevivir si no es por caridad. De eso me quejo. Si las cosas fueran bien a todos no me quejaría de este sistema.

    ResponderEliminar
  9. Sin querer ofender a nadie, no entiendo por qué se sigue hablando del 15-M como si fuese una opción con futuro.

    Es un movimiento que creo que está si no muerto, muy cerca de la muerte. ¿Queda algún campamento de indignados en alguna localidad española?, ¿consiguieron alguna de las "reformas razonables" que pedían?, ¿han vuelto a dar señales de vida?, ¿han generado cualquier clase de transformación en la vida política o laboral de los españoles?.

    Creo que el gran problema que tiene -o mejor dicho, que tuvo- esa corriente fue su misma indefinición. Fue una mezcla contradictoria de ciudadanos de a pie irritados por el creciente empeoramiento de sus condiciones de vida que pedían un remedio a la crisis, de grupos antisistema (que, a la larga, fueron los que más permanecieron) que demandaban las transformaciones "revolucionarias" de las que habla Un Lector, ONGés de diverso tipo (de inmigrantes, feministas, ayuda al Tercer Mundo, a favor y en contra del aborto, etc.) y en fin, asociaciones de toda clase y condición (para la legalización del cannabis, el 0,3%, ecologistas, etc). Y quede claro que no quiero iniciar un debate sobre estas causas, dado que no es el momento ni el lugar.

    El gran problema fue estos grupos o corrientes formaban aparentemente un movimiento de oposición al Sistema imperante, pero con objetivos dispares, desvertebrado, sin una voz clara. Lo que les unía era la idea de que la situación actual era algo injusto, pero sus respuestas y metas eran diferentes. De todo ello sólo podía salir un mensaje deslavazado e inconexo, una alternativa poco clara, poco comprensible para el español común y corriente.

    E incluso podría resultar incongruente y contradictorio. Por ejemplo, Un Lector habla de la posibilidad que se sumasen grupos religiosos a las protestas por mejorar nuestra sociedad... puede que con agrupaciones que precisamente consideran a la religión como una de las raíces de los males de nuestra sociedad.

    En sus inicios, fue un foco de atención mediática, sin duda por la sorpresa, por ser una expresión clara del descontento generalizado, pero también por ser el año electoral del 2011, siendo uno de los motivos empleados por los medios de comunicación cercanos al PP y al PSOE para desgastar al adversario (el 15-M fue apoyado por unos y otros alternativamente, en función de intereses electorales). Pasado el circo electoral, la atención periodística fue en disminución hasta que los indignados dejaron de aparecer en los medios y en el debate socio-político del país (salvo alguna que otra noticia esporádica).

    En resumen, y sin entrar en discusiones ideológicas, pienso que el 15-M fue un fenómeno de corto alcance y que se volatilizó sin obtener los resultados que pretendían. Y tampoco creo que estuviese vacunado de las posibles manipulaciones de los que Un Lector llama los de "arriba siguen con sus sueldos millonarios, sus chanchullos, sus pensiones vitalicias por haberse tocado los huevecillos un tiempo en algún parlamento....etc", es decir, de quienes quiseran hacer carrera política gracias a la irritación de la gente

    http://castillaunida.wordpress.com/2012/05/13/el-partido-del-15-m-para-mear-y-no-echar-gota/

    ResponderEliminar
  10. León Riente dice.
    Puede existir, A.J., dentro de este proceso de demolición de identidades nacionales europeas, un especial odio en contra de la identidad española. Odio que se relacionaría con fenómenos como la Leyenda negra y similares.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Esa es la cuestión, el odio a España y a su perdido Imperio. La masa anglosajona y francesa muestran su odio en base a la leyenda negra con criterios y tópicos como los que suele emplear Wafa. No sucede lo mismo con los que difunden este tipo de leyenda utilizando los verdaderas causas que provocan ese odio. Gente intelectualmente preparada sigue hablando de las "tropelías" de la Inquisición, la limpieza de sangre, la expulsión de judíos y moriscos; este odio concentrado, se propaga ahora más que nunca, ya que anteriormente y a lo largo de la historia, estos vengativos difamadores no han podido utilizar la piqueta directamente para destruir a España. Ahora sí pueden hacerlo, y lo hacen con verdadero odio a lo que ha representado esta nación históricamente. Existe un plan de destrucción de Europa, todos lo sabemos, pero la destrucción de España es prioritaria por cuestiones personales de aquellos que sintieron la persecución racial que aplicó la Inquisición. Si no hubiese sido así, los auténticos nativos de la península ibérica hubiesen desaparecido, por las constantes conspiraciones de aquellos traidores que difunden la africanización de España.

    ResponderEliminar
  11. Yo no creo que en la democracia igual que no creo en la inmigracion porsupuesto, la democracia es la dictadura a traves de los borregos pastoreados por las elites, no solo en europa, democracia hay en venezuela, bolivia... no es en absoluto el mejor de los sistemas politicos que aun esta por llegar si es que llega algun dia,

    yo solo creo en Dios (natural) y en la justicia, la naturaleza no invento la inmigracion, de hecho la rechaza (todo grupo animal que se precie defiende su territorio, y la especie humana es tambien un grupo animal con instintos y necesidades biologicas muy animales) la naturaleza creo las razas humanas, el mesticismo pues ATENTA CONTRA LA LEY NATURAL, por lo tanto contra Dios, entendiendo a Dios como potencia suprema natural y no como doctrina religiosa claro.

    Se ha descrito las consecuencias de la inmigracion desde el punto de vista economico y social, yo voy mas lejos, la inmigracion es la devastacion de siglos de evolucion genetica, es como un incendio que quema todo a su paso, dejando esteril para siempre el terreno abrasado, la prueba es la lamentable colonizacion de America, la destruccion de las etnias americanas y su salvaje integracion en el brutal colonialismo mundial sufrido.

    La solucion pasa por la insumision real de las poblaciones nativas, ellos (el sistema) podran pasar a cuchillo a miles de nosotros, podran encarcelar a unos pocos, pero no podran con millones, solo una insumision economica y social de millones de personas derribaria al capitalismo mundial, mientras eso no ocurra (y no tiene ninguna pinta de que ocurra a corto plazo) la masa borreguil no tendra derecho a quejarse por nada, pues como bien dijo la hija esa xx........xxxx, eleccion tras eleccion, los vuelven a votar.

    saludos NONSISTEMA.

    ResponderEliminar
  12. Ottorino, completamente de acuerdo.

    La ignorancia de la historia española es lo que alimenta la Leyenda negra. Cada una de las expulsiones de minorías en nuestra historia obedeció a causas muy definidas, que se silencian deliberadamente para sustituir un estudio serio de estas razones por unos chismes acerca de la (supuesta) maldad intrínseca del español.

    Mucho cuidado con el pirata inglés y con el difamador francés.

    Ese asunto de la Leyenda negra vamos a tener que trabajarlo aquí también para contribuir a su desmontaje.

    ResponderEliminar
  13. La realidad inmigracionista de Ex-paña es la historia del punto y final de su poblacion nativa, no es catastrofismo ni sembrar odio tal afirmacion, es pura matematica, los españoles tienen de media un hijo, mientras que los inmigrantes 3 o mas, y ademas siguen viniendo aunque los medios de manipulacion digan lo contrario, mienten como siempre en estos temas.

    En españa la poblacion nativa somos unos 37 millones, siendo el resto 8 millones de foraneos (la mitad nacionalizados) 600.000 gitanos y unos 400.000 mestizos entre gitanoides y extranjeros mas modernos, la consecuencia logica si esto no se revierte, es que en apenas 50 años la poblacion nativa sera de unos 18 millones, mientras que la extranjera gitanoide y mestiza, sera de unos 17 millones, a partir de ahi el fin esta asegurado pues la poblacion blanca decente se tendra que ir de su pais, mientras que la chusma sucumbira al mestizaje.

    Se que todo esto es muy relativo y hacer pronosticos a tan largo plazo muy impreciso, pero el peligro real de que todo esto se desarroye asi, nadie con dos dedos de frente lo puede negar, capitulo aparte el tema de los independentismos y la desmenbracion de españa, que aun aceleraria mas el exterminio de las poblaciones locales, pues los nacionalismos catalan y vasco no son nacionalismos racialistas sino nacionalismos etnicos, generalmente apoyados por marxistas entre el populacho, como dijo arzallus "prefiero a un negro que hable euskera" que aun vasco que no lo hable" queda todo resumido.

    saludos NONSISTEMA.

    ResponderEliminar
  14. Sí, lo que dice NONSISTEMA es lo cierto. Uno de los principales problemas que tiene España es el invierno demográfico. España pierde población española desde 2007 y el problema se agrava pues la natalidad española no remonta y el decrecimiento poblacional se acelera. Ésta es la consecuencia del feminismo (marxismo cultural), del materialismo, del hedonismo y del auge de los contra-valores burgueses y capitalistas.

    El inmigracionismo, como ideología y como práctica, sumado al mesticismo, no hacen sino completar el esquema del instrumento criminal de la oligarquía económica para centrifugar nuestra identidad nacional.

    ResponderEliminar
  15. Excelente artículo. Me quedo con esta frase:

    "Quien defiende la inmigración, defiende el capitalismo".

    Así, los izquierdistas mienten cuando dicen que son anticapitalistas, pues al defender la invasión inmigrante están defendiendo una importantísima arma del capitalismo.

    Y de igual manera, lo que se dicen liberales o derechistas mienten también cuando dicen que defienden su nación, pues al defender la invasión inmigrante están defendiendo la destrucción de su nación.

    Obsérvese también que el comunismo movía grandes masas de población (en la URSS) para desarraigar a la población de origen y de destino, que es la misma arma que hace el capitalismo, que es otro ejemplo del parecido e identidad entre ambas ideologías.

    ResponderEliminar
  16. Así es, Qbit. Otra prueba de que "los izquierdistas mienten cuando dicen que son anticapitalistas" es la deriva semántica del movimiento antes llamado anti-globalización. Hoy se denomina alter-globalización; y es que la izquierda, por su carácter netamente pro-capitalista, no puede oponerse de verdad a la globalización, fase ulterior del capitalismo. Por otro lado, sí, la única patria o nación que tienen los liberales y los derechistas es su bolsillo.

    Los movimientos de población del régimen soviético merecen capítulo aparte. Al parecer, en algunos casos, se trataba de rusificar partes estratégicas del territorio, caso de los colonizaciones del extremo oriente ruso y probablemente de Kazajistán (algo inadmisible desde la ortodoxia marxista y comunista y algo de lo que los comunistas de hoy deberían rendir cuentas; nadie se las pedirá porque los comunistas son el régimen). En otros, al parecer, de castigar a pueblos rebeldes al comunismo (el conocido caso de los chechenos, por ejemplo). Pero sí, es cierto que se ve un cierto gusto en esa oligarquía comunista por desplazar población.

    ResponderEliminar
  17. La voz de alarma está sonando en Inglaterra ¡A buenas horas mangas verdes! ahora hablan de regular, cuando la única solución es expulsar con celeridad, y sin excepciones, a todos los inmigrantes no blancos tercermundistas de España y Europa. La deportación de extranjeros es la única solución si queremos volver a reconocer a nuestro país y no sentirnos extranjeros en nuestra propia tierra. Eso, o perder nuestra identidad y convertirnos en sombras sin referentes históricos y raciales carentes de las raíces vitales necesarias para desarrollarse como un ser humano integral. Desgraciadamente la gran mayoría de los extranjeros que nos hn invadido, provienen del tercer mundo y con muy contadas y honrosas excepciones, no sólo tienen hábitos anti-higiénicos, y generan incultura y marginalidad, sino que además, en contra de lo que dice la propaganda oficial, que contraviene las tesis expuestas por personas que si saben de economía, esta gente supone un enorme lastre económico. De sus numerosas familias o camadas, sólo trabajan a lo sumo dos miembros, y en general en trabajos muy poco cualificados, con lo que su contribución tributaria y a la seguridad social, es mínima. El resto, son sujetos pasivos (hijos y abuelos) que suponen un enorme gasto para el sistema educativo de seguridad social y de pensiones, agravando el problema cuando se traen a las personas mayores que nada mas entar en España ya cobran una pension no contributiva, ya hay miles de vejetes "Wilson" que cobran sus pensiones no contributivas de rigor, cuando miles de españoles buscan el sustento en la basura y en la mendicidad,

    ResponderEliminar
  18. No camarada Gadner, no estoy de acuerdo en que la señorita wafah se defienda bien, repite como un papagayo todas las metiras del sistema, no tiene mas argumentos que las frases hechas que a fuerza de repetirlas durante años, hubo gilipollas que se creyeron, pero que se desmontan con argumentos una y otra vez como aqui se hace,

    ellos utilizan las mentiras y nosotros los argumentos, pero claro, los fascistas y los racistas malos malotes somos nosotros, ottorino le da un repaso contundente, wafah al final solo puede argumentar que SI es española, y lo hace con la bandera de marruecos detras y pidiendo la independencia de la republica islamica de andalucia, vamos, pa mear y no echar gota...

    La inmigracion es efecto una ruina economica para europa como se esta demostrando, pero no podemos olvidar y denunciar, los europeos mal nacidos que se aprovechan de la mano de obra inmigrante barata a los que tratan como
    semi-esclavos, esta gentuza denigran al ser humano y retrotraen a europa a la edad media, hacen daño al nativo europeo que ha visto caer sus derechos laborales su sueldo y sus posibilidades de encontrar trabajo, y humillan al inmigrante al que tratan como a un animal de carga, ya que la señorita wafah y los sindicatos no denuncian esta realidad de la inmigracion, lo denuncio yo.

    saludos NONSISTEMA.

    ResponderEliminar
  19. Wafah, tienes que reconocer que todos tus argumentos están basados en fantasías de adolescente sin sentido de la realidad. Con todos los respetos trataré de ponerme en tu lugar: si yo me encuentro en un país cuya herencia cultural y genética es la civilización grecolatina (verás que utilizo las tesis de Claudio Sánchez Albornoz, historiador republicano de lo mejor que ha dado España) y me presento delante de todo los habitantes del país en el que vivo con atuendos y vestimentas orientales, tratando de inculcar mis costumbres y manera de pensar al resto de los españoles, mi comportamiento sería contradictorio y absurdo ante los ojos de cualquier persona con algo de coherencia. Lo más normal sería que mis costumbres y manera de pensar estuvieran acorde con mi idiosincrasia y contexto cultural, racial y geográfico en donde yo pudiese desarrollar mis facetas para lograr enriquecer a los que son de mi mundo y mi cultura.
    Seré breve: por tanto si me parase a pensar lo absurdo de mi situación tratando de convencer a personas que son occidentales y con la carga heredada de su inconsciente colectivo (aunque muchos no son consciente de ello) al final me daría cuenta que es, como toparme contra un muro una y otra vez. Una de dos, o me quito el velo y trato de integrarme y mimetizarme en el mundo occidental y sus costumbres, o hago las maletas, me marcho con los míos y trato de enriquezer con mis ideas a los de mi raza, costumbres y religión.
    Si optase por quedarme aquí con el velo, la controversia y la ambigüedad lo único que estaría creando es discordia y provocación, yo creo que al considerarte una persona inteligente, la segunda opción sería la más acertada.

    ResponderEliminar
  20. Pero la discordia que ellos causan en occidente esta permitida y patrocinada por el sistema hermano ottorino, mientras que la minima señal de identidad blanca es tachada de racismo en cualquier lugar del mundo incluidos los propios paises arios, con esa realidad vivimos, y de esa realidad se aprovecha la gentuza que defiende la idea de globalizacion en casa ajena, mientras practican la extrema intolerancia en la propia con el foraneo y su influencia, vease paises islamicos, china e israel sobre todo.

    saludos NONSISTEMA.

    ResponderEliminar
  21. Como simple lector de este blog y ocasional comentarista en el mismo, me gustaría señalar un par de cosas.

    Prácticamente todos los meses hay que volver a hablar de los mismos temas porque Wafah o algún cometarista "espontáneo" los saca de nuevo a debate; a saber: la culpabiblidad de Occidente y su deuda moral con las poblaciones de color; lo que supone la inmigración para nuestro tejido social; que cuando los europeos invaden otras tierras es para robar y expoliar, pero cuando otros invaden y conquistan es para crear maravillosas culturas; que si hablamos del 15-M, los miembros del parlamento "no nos representan", pero cuando se trata de aprobar leyes sobre la inmigración entonces sí que nos representan legítimamente; que si la autodefensa o el mero instinto de supervivencia en los europeos suponen "racismo"; que no creer lo que cuentan los medios de comunicación mayoritarios dominados por lo políticamente correcto es "fascismo", que si Al-Andalus era un paraíso de tolerancia y convivencia, etc, etc.

    Todas esas cuestiones ya están bien contestadas con argumentos, estudios y cifras en este mismo blog, y resulta muy perjudicial para el desarrollo del debate estar siempre anclado en los mismos temas y puntos de discusión, que muchas veces no tienen que ver con el asunto tratado en el artículo.

    Por cierto, recomiendo comparar el penúltimo comentario de Wafah con el primero que hizo en este mismo hilo. Creo que eso permite entender perfectamente las intenciones que se esconden tras determinados discursos.

    ResponderEliminar

  22. NONSISTEMA. dice.
    ellos utilizan las mentiras y nosotros los argumentos, pero claro, los fascistas y los racistas malos malotes somos nosotros, ottorino le da un repaso contundente, wafah al final solo puede argumentar que SI es española, y lo hace con la bandera de marruecos detras y pidiendo la independencia de la republica islamica de andalucia, vamos, pa mear y no echar gota...
    -----------------------------------

    Precisamente esta escenografía es lo que más me choca, no sé si tomarlo como una burla hacia todos nosotros. También es posible que, conociendo por sus comentarios como es Wafah, hasta ella misma se cree sus propias fantasías.
    Un saludo NONSISTEMA


    ResponderEliminar
  23. Retomando el hilo del artículo, me llama la atención la palabra con que se definía en Alemania a los trabajadores extranjeros antes de 1948 era Fremdarbeiter, después, durante cerca de veinte años se utilizó de manera oficial el término Gastarbeiter "trabajador invitado" para caer en la cuenta que el dichoso término era motivo de polémica, ya que planteaba la idea de temporalidad, para definitivamente quedarse con el término "inmigrantes trabajadores" (Arbeitmigranten).
    Políticos, empresarios y técnocratas empezaron a plantearse la posibilidad de reagrupación familiar para asentar a la población extranjera de manera definitiva en Alemania y posteriormente extender el modelo por toda Europa. El término "trabajador invitado" -Gastarbeiter- no se ajustaba a los propósitos puestos en marcha de asimilación y disolución de la cultura y raza europea. Cuando invitas a alguien a tu casa le ofreces hospitalidad, atención y le ofreces compartir tus ilusiones y anhelos durante un tiempo razonable e incluso aportas parte de tu riqueza para que él se sobreponga y siga su camino en su país de origen. En verdad este era un problema para los verdaderos propósitos de la globalización en marcha, y rápidamente lo cambiaron por el término abstracto de "inmigrantes trabajadores" (Arbeitmigranten) que se ha extendido por todo el mundo convirtiéndose en un sacramento cuasi religioso para los mundialistas y progres de toda condición, ya sean de "derechas o de izquierdas". El caso es, que un "Gastarbeiter" -trabajador invitado- está un tiempo trabajando en un país ahorra un dinero y regresa a sus orígenes; mientras que un refugiado o -- Arbeitmigranten- "inmigrantes trabajadores" llega a tu casa se instala en el salón hace periódicas incursiones a la nevera y al mueble bar terminando por adueñarse de las habitaciones,la plaza de garaje y convirtiendo el jardín y tu querido hogar en una pocilga inhabitable, al final tienes que largarte de tu casa con viento fresco, porque los políticos a los que has votado, los abogados de las ONGs, los jueces, la policía y el cura que te bautizó te empapelan y te buscan la ruina.



    ResponderEliminar
  24. Hola soy Silvia, lo primero decir que si antes tenía dudas y estaba algo confusa, ahora puedo decir que desde que entro en este blog y leo los artículos tan buenos que se publican ya no tengo ninguna duda de la realidad que nos tienen preparada. Doy las gracias especialmente a León Riente y a Ottorino por haberme abierto los ojos, a León por sus artículos y a Ottorino por sus comentarios que tal como los narra parece que estás viendo una película. También me gustaba Joana, lástima que ya no esté. Sobre Wafahpenoso y grotesco.
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Silvia estás en tu casa. Yo también comparto tu entusiasmo por los comentarios tan gráficos del siempre certero Ottorino. Me alegro de que esta página te haya servido para aclarar tus ideas acerca del proceso criminal de demolición social y nacional que estamos sufriendo. Igualmente creo que tú tienes mucho que aportar aquí.

    ResponderEliminar
  26. La nacionalidad es la sangre, la genética. Podrán pasar mil años, y un moro jamás será español, de la misma forma que un caniche jamás sera un pastor alemán, de la misma forma que un gato jamás será un lince ibérico.
    Europa es la sangre. La nación es la sangre. Da igual los papeles. Puedes hacer un carnet con la foto de un gato persa y decir que es un tigre, pero jamás lo será, un trozo de papel manchado con tinta no puede cambiar la naturaleza.
    Como a los progres, las leyes naturales (que son eternas, absolutas, inflexibles e inmutables) les joden el invento, tratan de modificarla inutilmente manchando papel.
    La naturaleza no se puede cambiar.

    Saludos.

    Soldado de Netón

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.