sábado, 18 de mayo de 2013

Todos culpables


A la hora de atribuir responsabilidades por la llamada crisis en España, los malos analistas se centran en “los políticos”. Los peores de entre estos malos analistas se acuerdan solo de los políticos del partido que más detestan. Y te hablan del partido de Bárcenas y sus  detalladas anotaciones, o del partido del presunto consumidor masivo de cocaína Javier Guerrero,  o del partido del mariscador Torrijos o del partido de Jordi Pujol Ferrusola, o del partido de Alfredo de Miguel, por citar algunos de entre ellos. Otros malos analistas, aunque algo más atinados, echan la culpa a los políticos en general. Pero los mejores de entre los malos analistas no se quedan ahí y hablan de una casta política pésima en el contexto de un sistema político no menos deplorable: constitución de 1978 (documento hecho por los peores enemigos de la patria), putas autonomías (sinónimas, cada una de ellas, de abuso, nepotismo y despilfarro, cuando no de traición y secesión, con la excusa de la supuesta nación de turno, realmente inexistente, diferenciada de la española), monarquía impuesta, Senado para decorar, Consejo de Estado para que Romay Beccaria, Zapatero y Fernández de la Vega sigan medrando a costa nuestra, múltiples circunscripciones que hacen imposible eso de un hombre un voto, partitocracia, poder judicial dependiente de los partidos, sindicatos mayoritarios, y en muchos casos hasta minoritarios, en los que las subvenciones gubernativas suponen la mayor parte de sus presupuestos (es decir, sindicatos a sueldo del gobierno de turno), organización empresarial de Díaz Ferrán, generalidad de medios de comunicación al servicio del régimen, incorporación a la Unión Europea y a la OTAN, y el resultado de todo esto, que no es otro sino gobiernos carentes de base nacional y al servicio de poderes socioeconómicos de carácter mundialista.
    
Los analistas mediocres, a la hora de buscar culpables, te hablan también de “los banqueros”. Los más simples de entre los mediocres citan ciertos nombres de banqueros imputados, aunque jamás encarcelados. Otros afinan más el análisis y te hablan del sistema bancario en conjunto, de la banca privada, de los políticos y de sus cuñados enchufados estructuralmente en la dirección de las cajas de ahorro, del coeficiente de caja, de las agencias de calificación y de su pretensión de estar por encima de la ley de los distintos estados, del BCE que impone reformas constitucionales, del FMI y de la misma “Troika”. Pero el problema de base está, lo hemos dicho aquí en varias ocasiones, en la mundialización, o globalización, fase ulterior del capitalismo, con su afán por el mercado mundial, tanto de capitales, como de bienes y servicios, y laboral (y de aquí la defensa de la inmigración masiva por parte de la oligarquía económica). La erosión del estado-nación, como obstáculo real contra la globalización, es un objetivo prioritario para los mundializadores. Y en este contexto se entienden algunos elementos políticos antes mencionados en el sistema político español y en su devenir, como el estado de las autonomías y la entrada de España a la Unión Europea. Por eso Arnaldo Otegui y George Soros están en el mismo bando. 
    
Los mejores analistas saben que además de “los políticos” y de “los banqueros” la culpa de esta ruina en España, casi sin precedentes, es del propio pueblo. Sí, ese pueblo español miserable que ha votado una y otra vez a los mismos miserables partidos y a la misma miserable casta política. Ese pueblo necio que votó sí a la constitución de 1978 y a los estatutos de autonomía, auténticos monumentos a la desvergüenza política; ese pueblo botarate de monárquicos o, aún peor, de juancarlistas, o de republicanos tricolor; ese pueblo estúpido que se entusiasmó ante la incorporación de España a la entonces Comunidad Económica Europea; ese mismo pueblo memo que votó sí (o se abstuvo) en el referéndum de entrada en la OTAN y el mismo pueblo, mentecato, que volvió a hacer lo mismo en el de la constitución europea. Ese pueblo español que permitió la política (que no fenómeno) de inmigración masiva y que vio en la inmigración masiva una oportunidad… de contratar mano de obra mucho más barata o, peor aún, de conseguir trabajadores sin necesidad de contratarlos, de vender más casas, de tener una chacha más barata, de montar una ONG y conseguir subvenciones, de tener muchos inquilinos o, para los más patéticos, de exotismo sexual. Ese pueblo que apoyaba a los sindicatos amarillos UGT y CCOO, encargados de ir cediendo sin más, unas tras otra, todas las conquistas laborales logradas por la clase trabajadora unas décadas atrás, hasta hacernos retroceder hoy a un salario mínimo ridículo, a casi el despido libre, al desempleo juvenil masivo y al éxodo semiforzoso para esa juventud estafada y bien surtida de droga. Ese pueblo de pillos que compraban casas sin necesitarlas para venderlas mucho más caras dos años después por efecto de la burbuja inmobiliaria. Ese mismo pueblo cutre de progres, de comunistas, de jugadores de pádel, de liberales, de feministas, de pícaras, de gente con cuentas en Suiza, de ecologetas, de evasores fiscales, de perroflautas, de propietarios de SICAVs, de empresas que tributan menos que un mileurista. Ese pueblo que permite que cuando las empresas y los directivos están ganando más que nunca, las organizaciones empresariales, en connivencia con los sindicatos del régimen y con el gobierno de turno impongan más y más austeridad a la clase trabajadora. Ese pueblo español que tolera recortes en las pensiones. El mismo pueblo que permite la estafa de las multinacionales. Ese pueblo xenófilo, afromaniaco, endófobo, que sigue sin hacer nada en contra del racismo antiblanco y de la discriminación negativa que sufre, y que financia sin problemas a tantas ONGs inmigracionistas, es decir, un pueblo español que también étnicamente se deja apalear. Ese mismo pueblo frívolo que aceptó el gaymonio como matrimonio y que fue tan irresponsable que no tuvo el menor inconveniente en que la ideología feminista irrumpiese en la legislación, acabando incluso formalmente con la presunción de inocencia del varón y con la igualdad ante la ley. Ese mismo pueblo culpable de que miles de hombres en España sean enviados a prisión a causa de denuncias falsas puestas por mujeres. Ese mismo pueblo tonto que con el rollo del feminismo acepta que Bibiana Aído, de profesión feminista, cobre 200.000 euros anuales tras ser enchufada por Zapatero en la ONU y que además corran a cargo del contribuyente español. El mismo pueblo cínico que asegura que alguien que se funde 5.000 dólares mensuales en el alquiler de su casa es socialista. Ese pueblo odioso y abyecto, que aplaude la represión, el odio y la discriminación contra los nacionalistas españoles, a la vez que considera un avance judicial la siniestra figura del fiscal especializado en delitos de odio y discriminación. Ese mismo pueblo de bajo nivel que aceptó sin más la telebasura, la radiobasura y la prensabasura. Ese pueblo inculto que cree que lo de Almodóvar es cine de calidad, que lo de Almudena Grandes es literatura o que el flamenco ese es una manifestación cultural del pueblo español. Ese mismo que no tuvo nada que decir cuando, a partir de 1980, sucesivos gobiernos reventaron el sistema educativo, hasta llegar al momento presente, con la juventud española más idiota, consumista y manipulable de la historia. El mismo pueblo corrupto que celebra el emputecimiento de varias generaciones de adolescentes y jóvenes españolas. Ese mismo pueblo español chusco que creyó que lo importante era el fútbol, la “plei”, la “güí”… En definitiva, un pueblo español (que hoy más que pueblo español es simplemente masa española) ruidoso, canalla, mezquino, grotesco, promiscuo, malcarado, infame, borreguil, de profunda degeneración anímica, ética y moral, la cual no tiene relación alguna con la futura y próxima degeneración racial, aún en ciernes.

21 comentarios:

  1. Un artículo sin pelos en la lengua.

    Aunque yo discutiría la fecha de 1982 que se da como punto de partida de la decadencia del sistema educativo español.

    Hay especialistas que aseveran que ésta se inicia en 1980, con la Ley Orgánica del Estatuto de Centros Escolares (LOECE) que aprobó el gobierno de la UCD. Y no faltan quienes digan que procede de la reforma educativa de 1974, todavía en vida de Franco, como hace Ernesto Milá en este curiosos texto

    http://info-krisis.blogspot.com.es/2010/10/por-un-juicio-critico-al-franquismo-un.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Toño. Es que veo a mucha gente criticar ahora, a buenas horas, a "los políticos" y criticar a "los banqueros", pero no veo a casi nadie criticar al pueblo. Y nuestro compañero argentino Alan Christian tiene bastante razón en eso de que "cada pueblo tiene el gobierno que se merece". Con un pueblo con una base ética ínfima como la que tiene el español hoy (amalgama del tipo pesetero y usurero liberal y del tipo envidioso y mezquino progre), y con una base anímica tan poco dispuesta para los hechos grandes y tan centrada en lo económico, no se puede esperar más de lo que tenemos.

      Creo que llevas razón en lo de la educación, así que he cambiado la fecha a 1980.

      Eliminar
    2. A Toño y al León os gusta los castigos físicos en clase y de ahi todo esto que os traeis
      Del argentino y del A.J mejor ni hablo
      Se llama Democracia, se llama derechos humanos, se llama autodeterminación, se llama Libertad.
      Que poquito os gusta esa palabra Libertad!!!!

      Eliminar
    3. Eso, mejor no hables de mi, porque no tienes ni idea.


      ¿Castigos físicos en clase?¿De dónde sacas esas tonterías?

      Eso, autodeterminación y libertad, eso es lo que queremos.

      Eliminar
    4. Bolchevique

      Me gustaría que me aclarases donde abogo por los castigos físicos en clase. No haces más que ponerte en evidencia cada vez que dejas un comentario en este blog, desmostrando tu falta de argumentos y tu simpleza de ideas.

      Todo el mundo reconoce que el sistema educativo español es una verdadera catástrofe que los sucesivos gobiernos no han hecho más que agravar, y tú lo reduces todo a que si se denuncia la situación es porque se quiere implantar los castigos físicos en clase.

      Desde la extrema izquierda no dejais de ladrar que os oponéis al Sistema, pero palabras como las tuyas indican la realidad de que os encontráis muy agusto en ese Sistema, el cual os tolera, os protege e incluso os alimenta (¿alguien me puede decir cuántos libreros de estrema izquierda han ido a la cárcel últimamente?). La escuela española es una fábrica de analfabetos e ignorantes, los borregos que el statu quo quiere como siervos, pero tu pareces estar encantado con ella y vienes aquí para defenderla.

      Por cierto, no sé que hace un bolchevique dando lecciones a nadie sobre Democracia, derechos humanos o autodeterminación (que se lo pregunten a los ucranianos, bielorrusos, lituanos, armenios, moldavos, estonios, etc, etc. A ver si Stalin y sucesores reconocieron su derecho de autodeterminación).

      Si quieres saber lo que son los castigos físicos, te recomiendo que investigues lo que fue el Gulag, creado por bolcheviques como tú (o el Laogai, su equivalente en la China de Mao). Te recuerdo la famosa frase que pronunció tu bienamado Lenin: "Libertad, ¿para qué?".

      Eliminar
  2. Cada pueblo tiene el gobierno que se merece. Del otro lado del océano Atlántico estamos más o menos igual. La gente de casi todo el mundo está consumida por la globalización. La única manera de parar un fenómeno como este es un totalitarismo como el de China o Irán. En esos países casi no se ve cine yankee y hay mucha discreción con la internet. Suena duro esto pero creo, viéndolo de afuera, que la enfermedad anglosajona del progreso ha consumido a España. Eso de que el español es bruto y el inglés es genial conduce a lo que vivimos hoy. Prefiero ser un retrógrado. No quiero que la Argentina sea como Francia. Hay que reivindicar la barbarie y lo que los progres llaman atrasos. Prefiero ser un sudaca católico y conserva y no un francés afeminado. Por lo menos así lo veo yo.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Glups!!!...., ¡"no dejas titere con cabeza"!. O sí,.... te olvidas del necesario papel de narcotizador moral desempeñado por la traidora neoiglesia catolica.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto. La Iglesia traicionó (ver libro "La Iglesia traicionada del tradicionalista Antonio Caponnetto) y también ha traicionado. No todos los argentinos simpatizamos con el Papa actual. De todas maneras, los nacionalistas de todo el mundo tenemos un defecto casi incurable: Echarle la culpa a los medios, a los partidos, a las iglesias, las sectas y así con todos. Tendríamos que hacer un mea culpa como pueblo. Los argentinos y los españoles tenemos muchas cosas en común. Sin ir más lejos, siempre lo dije, desciendo de asturianos. El tema es que los pueblos tienen la culpa de su destino. Y si no hay liderazgos coherentes es por la carencia moral en el inconsciente colectivo de los mismos pueblos. Hoy por hoy parece casi imposible que emerja una personalidad egregia en el seno de Occidente. Nosotros tenemos la culpa de las drogas, la inmigración ilegal, los abortos, la promiscuidad y demás porquerías morales. En mayor o menor medida, pecamos por pensamiento, palabra, obra u omisión (parafraseando la fórmula católica del pedido de perdón). Es cierto que las instituciones muchas veces nos direccionan pero esas instituciones están conformadas por hombres, todas las instituciones están formadas por hombres (desde la Iglesia de Roma hasta Foro Identidad). En todo caso estamos fallando en algo: No podemos despertar a la gente porque nos equivocamos en la propaganda. Muchos repiten frases de nenés bobos como el "mantra" del yankee ese cuyo nombre no recuerdo. Sin temor a errar hay que producir textos originales como hace el León Riente o Daorino.
    Bueno, por la sangre del Cid que nos corre a todos por las venas, debemos procurar continuar nuestros esfuerzos a la hora de formarnos, formar, informarnos e informar. Agradezco el intercambio de opiniones ya que es enriquecedor y ratifico mi opinión: Tenemos que hacer revisionismo histórico y dejar de mirar para otro lado. El Diablo es tentador desde el principio pero es uno el que elige meterse en cinco hipotecas y comprarse tres coches. Después, a llorar a la Iglesia. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  5. En verdad el Hermano Alan tiene mas razon que un Santo. Por poner un ejemplo actual, es como la gente ahora cuando se le pregunta a quien voto y nadie o casi nadie te dice "al PP", si en verdad votaron por dicho partido, aunque deseguro si las cosas hubiesen ido mucho mejor, lo andarian cacareando a los cuatros vientos. La gente olvida que cada accion conyeva una reaccion determinada, aunque esta sea de caracter fortuito y que los errores que uno comete, tarde o temprano los termina pagando. En España lleva instalado desde hace decadas el pensamiento borreguil del todo vale, del equivocate y no pasara nada, del hoy por mi mañana por mi. Todo es de colores y bonito, hasta que se torna ruin y sangriento, y la tontuna de nuestro pueblo les impide asimilar esta realidad, por eso los No Blancos avanzan y nosotros retrocedemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mundo de hoy en día ,amigo Obierzo, quien es ignorante y se deja engañar por algunos es porque quiere o por pereza.

      Si la gente dedicara más tiempo libre a la lectura que aporta(y noa noveletas o bestsellers insulsos), el análisis de la realidad objetiva y tuviera pensamiento crítico(es decir, propio), luego no andarían por allí negando loq ue votaron o lamentándose por las esquinas de sus irracionales e impulsivas acciones y de sus consecuencias.

      Potenciando la mentalidad borreguil(mass media, sistema ¿educativo?, propaganda...) es aún más fácil encauzar a las mayorías.

      La democracia realmente existente, es el arte de engatusar, chalanear y engañar a las mayorías que, demostrado por la sociología y la psicología, es totalmente ignorante y borreguil.

      ¿Cómo se consigue esto?
      Sencillo: control de medios de des-información+propaganda.

      Eliminar

    2. Ya Hermano, pero para poder lograr el control de los intoxicadores de la Mass Media, primero deberiamos hacernos con el poder o tambien tener un contrapoder en la prensa, que sirva de ariete para derribar las mentiras que nos venden, pero por desgracia no tenemos ni una cosa ni la otra.

      Ademas como bien mencionaste, hay muchos que son conscientes de que viven en un engaño permanente, pero siguen sin hacer nada ni revelarse, ya que les resulta mas comodo ser apesebrados del sistema y es que como bien dice el sabio refranero popular: "no se debe morder la mano que te da de comer", y ellos se han aprendido a la perfeccion este Dogma, llevandolo hasta las ultimas consecuencias.

      Sobre la literatura pasa otro tanto de lo mismo, ya sea en periodicos, libros, revistas,... La gente busca "entretenimiento facil, simple y directo" y los que controlan este negocio saben bien como darselo. Es por eso que los libros de Jorge Javier, el presentador de Salvame, son nº1 en ventas. Pan y Circo para la plebe, los romanos ya lo conocian hace milenios.

      Eliminar
    3. Ya sé que A. Digital no es vista con buenos ojos por gente del"área" ,pero hoy por hoy es el medio más seguido de contrainformación del sistema (unos 200.000 seguidores aprox. que para un medio exclusivamente digital y no subvencionado no está nada mal)


      Aunque tenga ese deje casposil frikifacha, cierto es que suelen publicar artículos interesantes de racismo antiblanco, mundialismo y destapan la delincuencia inmigrante que es ocultada por la mayoría de medios y también son corrosivos contra la casta política corrupta del régimen 78 .

      Más vale eso que nada.

      Eliminar
  6. Gracias Obierzo. Creo que esto va más allá de lo étnico. Es moral. En la Argentina pasó con Perón, Menem y los Kirchner (ganaron abrumadoramente y todos niegan haberlos votado). Creo que la partidocracia como sistema lleva a esto. La falta de compromiso individual. No sé cómo le llaman allá al lugar de votación. Acá le decimos "cuarto oscuro". Eso es lo que tiene el sistema: Uno vota y solo Dios lo ve. Por eso creo que deberíamos replantearnos qué democracia queremos o qué sistema nos representa. Deberíamos también pensar en asambleas auténticas y no en reuniones de sofistas o no sé, algo que de verdad sea distinto y donde nosotros tengamos responsabilidad de nuestros actos. El anonimato mata y hace matar. Uno se tiene que hacer cargo de lo que hace. Yo voté a Duhalde una vez y estoy arrepentido. Es tan sencillo como eso.
    Y sí, la gente de España es muy decadente y lo digo teniendo sangre española y siendo defensor de la Madre Patria. Amo a España. El problema creo que es del hombre en general y su relación consigo mismo, con Dios, con los valores morales. Otras sociedades, las que son atacadas constantemente con Occidente, no tienen ciertos problemas que nosotros padecemos. Es cuestión de valores. El Papa Francisco es masón, marxista y mil cosas más pero nadie le cuestiona su austeridad y lo dice alguien que tuve una charla con él en su época de Cardenal. Me parece que hay que volver a ser más contemplativos. Basta de casas, autos, putas y mierdas. Eso es cosa del rap y de la gente vacía. Las crisis económicas son ficción; hay crisis morales y anímicas.
    No voy a ser hipócrita: Las españolitas sexies de Ibiza son para el infarto pero está mal ese modus vivendi. La tentación existe pero no hay que caer en la vida burguesa. España se hizo grande con el Cid. El espíritu caballeresco de la raza es lo que vale. Los goces efímeros son la perdición eterna. Y esta moral que defiendo es universal. Es católica en el mejor de los sentidos. Simplemente digo que el vicio lleva a la decadencia social: De ahí la inmigración masiva, el materialismo, la promiscuidad, el aborto, Rajoy, Zapatero, Aznar y la mar en coche.
    Yo no soy seguidor de Kennedy pero dijo una gran verdad: "No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país." Yendo al título de la entrada, debo decir que yo también soy culpable. Somos todos culpables. Y más ahora que vivimos en la era de la globalización. Desde el momento que yo desde la Argentina me deshago viendo a Messi en lugar de ver a los desocupados de allá, ahí estoy siendo una mala persona. Esto es retórico. No lo tomen literalmente. Digo que se mira mucho lo lindo, lo turístico y no lo que le pasa a la gente. Mi madre anduvo de viaje por allá el año pasado y habló maravillas de Europa. Se nota que no anduvo por los barrios que caminan ustedes todos los días. Esto es autocrítica, crítica moralmente constructiva.

    ResponderEliminar
  7. La palabra educación(como la palabra cultura) tiene interpretaciones diversas y particularistas.

    Para algunos la educación es simplemente la asimilación por aprendizaje de determinados conocimientos concretos.
    Es decir , la educación sería una mezcla de adiestramiento-adoctrinamiento, pero es que eso no es la educación.

    En el momento que un sistema educativo-como el actual- rechaza el espíritu crítico y la iniciativa propia, ya no es educación, sino adoctrinamiento-adiestramiento.


    Sobre la culpabilidad de la masa española(a esto ya no se le puede llamar pueblo):

    Está claro y demostrado que el cómputo de sistema económico+ sistema "educativo"+propaganda+mass media-adoctrinamiento subversivo, acaba marcando la aptitud y actitud de una gran parte de la masa.
    La masa española es históricamente más mezquina que la de otros países, pero la labor del régimen del 78 y de los medios de comunicación y sistema económico no han hecho más que reforzar y profundizar en lo que algunos conocemos como "el macizo de la raza" que no es ni más ni menos que la idiosincrasia mayoritaria de un pueblo.

    (guerracivilismo, ignorancia, envidia, fiesteo...)



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A.J.

      la masa española(a esto ya no se le puede llamar pueblo)

      Tienes tanta razón que voy a señalar arriba, en el artículo, esa transformación de "pueblo español" a "masa española".

      Creo que aquel conjunto de gente que votó la grotesca constitución de 1978 aún podía ser llamado pueblo, aunque ya se vislumbraban señales inequívocas de decadencia, fruto también de algunos elementos alimentados por el franquismo. Aquel conjunto de gente que eligió a Aznar (1996) y a los siguientes es seguro que ya no constituían un pueblo sino una masa.

      Por lo demás, bastante de acuerdo con eso de que la masa española es como es por el efecto combinado de su idiosincrasia y de los agentes "encanallantes" que comentas y que se han demostrado eficacísimos a la hora de convertir en canalla al otrora pueblo español.

      Eliminar
  8. Con un skin de ultraizquierda no tengo nada en común ni en cuanto a ideas, si era ésa la pregunta. Los otros skins sí pueden pensar algunas cosas de acuerdo con lo que pienso yo.

    Que tampoco sea tomado al pie de la letra lo de "sois skinheads", la crítica no pretendía ser ésa, sino que el que llegue un tío y se ponga a separar parejas que a él no le gustan y haciendo una demostración de fuerza levantando no sé qué, y que con eso nadie le quería protestar nada (es una anécdota que leí en un blog amigo de éste, no me lo estoy inventando)... pues visto desde fuera, lo que se ve es un arranque más propio de un skinhead. Si haces eso, ¿qué has hecho, además de no impedir que siga pasando eso que no te gusta....?

    En fin...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y tú has hecho qué para hablar tanto? León lo que tenía que hacer hizo y cuando tenia que hacerlo. ¿Y qué, y qué si levantó la lavadora? Yo le he visto hacer cosas increibles, está fuerte pero es mucho más fuerte aún de lo que aparenta. Yo los conozco de persona a a los dos y lo que dijo otro antes es correcto, son agitadores, montan a su alrededor mucho ambiente Völkisch.

      Eliminar
    2. Por lo que veo tendre que volver al gimnasio para igualar al resto de mis Hermanos Blancos, ya que desde que lo he dejado he bajado hasta los 85-86 kg, asi que como dice el Hermano Homologante, a levantar lavadoras se ha dicho LOL

      Eliminar
  9. No me lo imaginaba así al León. Lo creía un hombre delgado, fuerte pero delgado, de ojos marrones, pelo largo color negro y estilo heavy metal en su semblante. No sé por qué pero siempre lo imaginé metalero. Me sorprende gratamente la fuerza hercúlea del amigo León.
    Lo que sí me consta es que Daorino es un peleador salvaje y aguerrido. Un toro español amante del gimnasio, las montañas, las luchas y el jamón ibérico. Sé que Dani es muy agresivo cuando lo molestan mucho y sé que es muy valiente. Si todos los españoles fueran como él de valientes, la policía ya no tendría razón de ser.
    Hablando de todo un poco, estoy indignado por lo del soldado inglés. ¿Para qué mierda los ingleses dejan entrar a cierta gente a su país? ¡Cobardes que son los inglesitos! Si voy yo me matan a trompadas en la calle por la rivalidad histórica entre argentinos e ingleses; ahora, a los musulmanes no les dicen ni "mu". Eso es cobardía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con permiso de los Hermanos que llevan este blog, Alan Cristian te dejo el enlace del blog que administro que se llama Piensa en los Tuyos, donde en un articulo estamos debatiendo sobre el caso del soldado ingles.
      Repito que si los dueños de este blog lo estiman oportuno, no tengo problema alguno con que borren este mensaje, ya que esto no se trata de egos y visitas, sino de Raza y Lucha y en cada casa manda el patron y no el marinero.


      LONDRES: REALIDAD MULTIRACIAL

      http://piensaenlostuyos.blogspot.com.es/2013/05/londres-realidad-multiracial.html

      Eliminar
  10. sisi, yo tambien voy al gimnacio

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.