viernes, 21 de marzo de 2014

Palabras-policía


“Racista”, “xenófobo”, “homófobo”, “machista”, “fascista”, “nazi”, todas estas palabras tienen en común ser palabras-policía. 
  
Palabras-policía son aquellas que han sido connotadas de tal manera que además de expresar algo, utilidad esencial de cualquier palabra, adquieren dos utilidades suplementarias:
  
1) funcionan como herramientas de represión de “malos pensamientos”, es decir, de aquellos esencialmente disconformes con la hegemonía o dominio ideológico determinado, y 
   
2) sirven como instrumentos de descalificación radical del oponente discursivo, por lo tanto, como instrumentos de represión del auténtico debate y, por ello, también, de la política.
   
La primera utilidad actúa en el plano personal mientras que la segunda en el interpersonal.
    
Las palabras-policía son esenciales para cualquier orden social totalitario que se basa no tanto en la coerción física (que también) como en la psicológica (control del pensamiento, ideologización), caso del orden actual. Tratan de evitar la disidencia antes de que aparezca públicamente (utilidad 1) o antes de que, una vez hecha pública, crezca (utilidad 2).

4 comentarios:

  1. De acuerdo con lo escrito, en realidad todas las palabras son susceptibles de convertirse en palabras-policía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, estimada Adriana. Pero quien las connota de manera que ejerzan de hecho esa función policial escoge las que le interesa. Por las palabras-policía del momento puede conocerse bien quien tiene el poder, quien es la oposición auténtica a ese poder y quien es la pseudo-oposición.

      Si el comunismo, por ejemplo, fuese auténtica oposición al actual régimen liberal, "comunista" sería una palabra-policía. No lo es, indicio razonable de que el comunismo es favorable al régimen burgués o inofensivo.

      Eliminar
  2. Pues sí esta serie de vocablos una parte del populacho(Inducida por los poderes mediáticos) los suele utilizar para descalificar a quien no acepta lo impuesto por el sistema, quien no acepta lo que la progresía del sistema quiere, precisamente tal como indica el texto d ela entrada para neutralizar a la disidencia, por miedo obviamente a perder sus poltronas y privilegios.
    Eso sí lo más irrisorio es que la mayoría de la gente que es inducida a pronunciar dichas palabras no saben el verdadero significado de ellas, el analfabetismo funcional está a la orden del día.

    ResponderEliminar
  3. Gran calidad en tu breve artículo

    ResponderEliminar

No comentes si tu comentario no aporta nada o no es una pregunta pertinente.

No comentes si tu comentario no tiene relación directa con el tema del artículo en cuestión. Si consideras que tu comentario debe ser publicado, acude a la nube de temas (columna izquierda) y puede que encuentres un artículo y serie de comentarios relacionado con el tuyo.

No comentes si no eres capaz de tener criterio propio.

Si sigues pensando que es buena idea comentar aquí, lee esto antes.

Si vienes a provocar atente a las consecuencias. Muchos provocadores han huído de aquí ya escarmentados.